Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Probando Google Wave

Desde hace unos días estoy probando Google Wave, cortesía de un compañero de trabajo que me pasó una invitación. Me está causando buena impresión, pero no creo que cambie la vida de nadie. A Google Wave todavía le queda bastante desarrollo por delante y personalmente me cuesta encontrar situaciones diarias en las que Google Wave pueda ser tan revolucionario.

Creo sin embargo, que en el mundo laboral va a ser un tremendo éxito como reemplazo parcial del correo electrónico. La colaboración de varias personas en un mismo documento es algo que cuesta mucho via correo electrónico.

Un gran punto a favor de Google Wave es que tanto el protocolo como la implementación de referencia de Google son abiertos, lo que va a hacer que muchos se animen a instalarlo en sus propios servidores.

Google Wave está diseñado para facilitar su integración con otros servicios ¿Tienes ya cuenta de Google Wave? Entonces deberías ver algo aquí debajo ;-)

[wave id="googlewave.com!w+yPq5yDsqA"]

Probando Google Wave

No a Madrid 2016

Aunque sea a costa de perder unos cuantos amigos no puedo por menos que manifestar públicamente mi oposición a la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos de 2016. Esta es una selección de mis razones:

  • No hay dinero. Los Juegos Olímpicos cuestan un pastizal, Grecia todavía no ha terminado de pagar los suyos y el Ayuntamiento de Madrid tiene una deuda tremenda por lo de la M-30. Como haga Madrid los Juegos van a poner parquímetros hasta en los pasillos de las casas.
  • Es un capricho de Alberto Ruiz-Faraón.
  • En Madrid se descuida cualquier otro deporte que no sea el fútbol. Veasen los problemas del Estudiantes con su cancha.
  • En el Rockodromo se juega al baloncesto (hasta que echen al Estu) y en el Palacio de los Deportes se organizan conciertos. Eso no es serio.
  • Los problemas de seguridad.
  • Los problemas de tráfico.
  • Los precios de las entradas a los eventos suelen ser prohibitivos, muy poca gente puede permitirse ir. La mayoría de los madrileños lo verá por la tele y como compre los derechos Roures habrá que pagarlo…
  • La organización del Eurobasket fue un cachondeo, con la grada inferior llena de VIPs que estaban más pendientes de salir en la tele de lo que pasaba. Los aficionados de verdad estaban arriba del todo.
  • Con todo lo que hay que construir los políticos se lo van a llevar crudo a manos llenas.
  • Chicago tiene a Obama, Río tiene a… Río y Madrid a Raul González Blanco.
  • Si se hacen los Juegos Olímpicos en otra ciudad es casi imposible que actuen Bisbal, Camela, el sueño de Morfeo o el Canto del Loco…
  • Por llevar la contraria y tocar los coj…

He dicho.

No a Madrid 2016

Getting Things Done

Getting Things Done es un conocido libro de David Allen. Allen lleva 20 años trabajando como consultor ayudando a ejecutivos a mejorar su productividad. Getting Things Done (GTD) es una metodología que el autor propone para conseguir una concentración en el desempeño del trabajo similar a la de los deportistas de élite.

La premisa de la que se parte GTD es bien sencilla: la mente humana no es capaz de recordar todas las tareas pendientes y eso causa estrés, sensación de desconfianza y falta de concentración en lo que se está haciendo. GTD por tanto propone un sistema de listas para recoger todos esos “cabos sueltos” de tal manera que la mente se vea liberada de toda incertidumbre. Se proponen varias listas, siendo las más importante la de acciones siguientes a realizar (next actions), otra con las tareas que se han delegado (waiting for) y otra con tareas que quizás hagamos algún día (someday/maybe).

La manera de popular estas listas está también descrita en la metodología. Así pues, el proceso tiene varias fases: la recolección de ideas y cabos sueltos (stuff), el procesado, acción inmediata para tareas de menos de dos minutos, posponer acciones o delegarlas, etc. Además hay una revisión semanal para evitar perder el control del sistema.

Idealmente, una persona que siga la metodología completamente es capaz de saber (o mejor dicho poder saber) en todo momento todas las tareas que tiene que realizar o que tiene delegadas. De esta manera a la hora de ponerse a trabajar tiene una visión completa de las cosas que hay que hacer. Con esta visión es más sencillo poder elegir la tarea más apropiada a cada momento. Acabar las tareas tiene el premio de poder eliminarlas de la lista, lo cual sirve como premio.

He empezado a aplicar la metodología, tanto en el trabajo como en mi vida privada. Creo que todavía me falta bastante para poder dominar GTD completamente, pero los primeros pasos van en una buena dirección y empiezo a notar la mejoría.

Getting Things Done

T-Mobile G1 (HTC Dream)

Llevo unas semanas con este teléfono, comercializado por la operadora T-Mobile como T-Mobile G1 y anteriormente conocido como HTC Dream. Este teléfono es el primero que se anunció con el sistema operativo Android, una versión de Linux desarrollada por Google.

El teléfono en sí es bastante grande y pesado debido a la gran pantalla táctil y a que tiene un teclado QWERTY que se desliza hacia afuera. Personalmente el teclado me resulta muy cómodo de utilizar y creo que compensa el grosor extra. Una de las cosas más criticadas del teléfono es que tiene un único puerto micro USB en el que hay que enchufar un adaptador para los auriculares.

Al encender el teléfono por primera vez pide tu cuenta de Google y tu contraseña. A partir de ahí descarga tus contactos de GMail y configura las aplicaciones Google que vienen por defecto en el teléfono. Hay una aplicación para GMail, otra para Google Talk, otra para Youtube… Los contactos tienen información de estado obtenida desde Google Talk y es posible empezar un chat desde la aplicación de contactos.

El punto más fuerte de este teléfono es sin duda el software. El sistema operativo funciona estupendamente y salen nuevas actualizaciones frecuentemente. La última gran actualización, la versión 1.5 añadió un teclado software en pantalla (para evitar tener que sacar el teclado hardware), Bluetooth estéreo y grabación de vídeo. Además de las aplicaciones preinstaladas con el teléfono es posible instalar otras desde el Android Market. La disponibilidad de un kit de desarrollo, abundante documentación y una plataforma relativamente sencilla y abierta ha hecho que haya un gran ecosistema de desarrolladores y aplicaciones realmente interesantes. Un par de ejemplos:

  • sipdroid es un cliente VoIP para Android. La aplicación tiene fallos importantes, pero es prometedora.
  • Google Sky for Android: esta aplicación utiliza el GPS y la brújula de la cámara para ayudarte a encontrar estrellas en el cielo.
  • Buscador de cajeros de ING: Esta aplicación también utiliza el GPS y la brújula, además de las fotos de Google Street View para mostrar en la pantalla del teléfono donde están los cajeros de ING más cercanos, mostrando las fotos del entorno. Espectacular, pero solo funciona en los Países Bajos.
  • My Tracks, aplicación desarrollada por Google que utiliza el GPS para ir almacenando un recorrido. Este recorrido luego se puede exportar a Google Docs o Google Earth. Ideal para excursiones, rutas en bicicleta y para geoposicionar las fotos.
  • Glympse, una aplicación espectacular que descubrí hace un par de días. Glympse permite enviar información sobre tu posición actual (GPS) a quién tu quieras por un tiempo determinado. La información se envía en forma de enlace a una página web via SMS o e-mail. En esta página es posible ver la posición en el mapa, así como la velocidad o el tiempo estimado para la llegada. Los “glympses” caducan para proteger tu privacidad. Ideal para cuando quedas con alguien (que esté delante de un ordenador o tenga la aplicación móvil) y no tener que estar llamando para decir cuando llegas.

El teléfono está claramente orientado a Internet, y a una conectividad permantente. Buen ejemplo de ello es la nota de advertencia que me encontré al abrir el paquete que aconsejaba la contratación de un plan de datos para evitar sustos en la factura y poder aprovechar el teléfono al máximo.

En general estoy muy satisfecho por el teléfono. Uno de los mayores peros es la duración de la batería, que se agota rápidamente en menos de un día si utilizas mucho el teléfono, sobre todo la WiFi y las aplicaciones.

En los próximos meses se van a presentar nuevos modelos de varios fabricantes, por ejemplo HTC, Samsung, Motorola… Esto va a hacer que Android gane más popularidad y se incremente el número y la calidad de las aplicaciones disponibles, que es el punto fuerte de la plataforma.

T-Mobile G1 (HTC Dream)